gen. 10 2009

La didáctica de la mala conciencia.

Posted at 21:37 pm under Educació

Quizás sea un hecho curioso el que en unos tiempos actuales en donde parece que las personas solo se preocupen por si misma y apenas son concientes de los problemas sociales, sean los mismos tiempos en los que se pretende borrar la asignatura de filosofía. Hasta ahora solo se impartía en Bachillerato, de forma independiente a las otras materias como si fuera simplemente una más. Pero hemos de saber que esto es un error, la filosofía no debe de tratarse como una asignatura, como un conjunto de conocimientos, si no como una forma de aprender a pensar y usar estos conocimientos de la forma adecuada y con el mayor sentido posible. Viéndolo así no solo digo que debería mantenerse por siempre la filosofía en las aulas, sino que debería impartirse incluso antes, en edades más tempranas.

Tras analizar la situación, esta creciendo la importancia que prestan tanto los docentes como los alumnos proyectos filosóficos en las escuelas. Uno de los mas conocidos es “Aprender a pensar: Filosofía para niños”. Vivimos unos tiempos en los que las personas muchas veces viven la vida con un falso optimismo, un positivismo donde creen que realizan grandes tareas pero no son capaces de pararse a pensar a que se deben estas acciones o ni si quiera si esta bien hacerlas. Por este motivo suele decirse que el filósofo ha de ser la mala conciencia de su tiempo. Vivimos en una realidad muy compleja donde las personas necesitan de unos elementos de juicio para poder hacer frente a esta realidad de la mejor forma posible, es ahí donde interviene la filosofía como elemento de juicio. Por mucho que sepamos, o logremos recordar sobre las matemáticas o la historia nunca podremos hacer un uso adecuado de ellas si no mantenemos un pensamiento objetivo y crítico. Además, esta comprobado qué la aplicación de estos programas transfieren eficacia al resto de las materias impartidas.

Puede que se le de tanta importancia en imponer esta metodología en las aulas, porque la escuela misma tiene la llave para cambiar la sociedad. La escuela es el lugar donde se van a formar los futuros ciudadanos, y por consiguiente de donde partirá la nueva sociedad. Crear estas metodologías para que actuaran en otros sitios sería inútil, solo la escuela tiene la capacidad para que llegue a todos y de forma igualada. Esta debe ser una metodología crítica, que sepa distinguir lo bueno de lo malo, incluso saber porque razón lo es. Con esto se pretende fomentar una comunidad de investigación dentro del aula, para tratar los problemas mas importantes i encontrar consensos y soluciones comunes basándose en el enriquecimiento que aportan las aportaciones grupales.

La única tarea que debe realizar la escuela no es enseñar o transmitir conocimientos, si no crear ciudadanos completos, conscientes de la realidad, curiosos y capaces de preguntarse el porqué de las cosas. Este aprendizaje en el que se van acumulando conocimientos ha de ser reforzado mediante una capacidad crítica y globalizadora que nace de la reflexión. En ausencia de dicha capacidad nunca se podrá interpretar que nos ocurre ni a nosotros ni a nuestro alrededor, por lo tanto, no podremos hacer frente a los problemas de los que padece la sociedad de hoy: medioambientales, tecnológicos, morales o de cualquier tipo.

Tras haberse juntado diversos expertos, hay que decidir cual es la forma en las que se llevarán a cabo estos programas críticos dentro de cada aula. Como hemos dicho, exponer en práctica este tipo de pensamiento no debe limitarse a una asignatura o a una edad determinada, sino que debe formarse al individuo para que haga un uso constante de él. La mejor forma es organizando un grupo de alumnos que esté dispuesto a discutir sobre algún tema en concreto y de real importancia. Se proponen lecturas sobre el tema tratado con la intención de que los niños estén familiarizados con lo que van a hablar, del mismo modo que puedan definirse dentro de una opinión. El uso de estos conocimientos adquiridos será vital para poder desenvolverse, como decíamos, a una gran cantidad de conocimientos no se le podrá sacar partido si no se es consciente de lo que ocurre, pero también será imposible sacar partido si carecemos de estos conocimientos. Tras haber propuesto lecturas que promueven la reflexión se crea un debate con la consecuencia de obtener una discusión razonada, cosa de la que muchas veces se carece en la edad adulta.

Si llevamos a cabo estos proyectos en niños pequeños, crearemos unas personas que carezcan de ingenuidad, que no se dejen influenciar ni mucho menos acepten las cosas que no hayan entendido. Mediante la reflexión de la información y su posterior crítica cada individuo tomará la mejor dirección guiándose por unos principios lógicos y morales básicos, por lo tanto, se le estará brindando a la sociedad misma una oportunidad de mejorar.

No responses yet




Comments RSS

Deixa un comentari


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 8 11 ?